Skip to content

Fundamentos científicos sobre el compost

Introducción >> Fundamentos científicos sobre el compost

Para obtener el compost los residuos deben someterse a un proceso. Este proceso se acelera cuando las condiciones son óptimas, cosa que se puede lograr si controlamos las variables más importantes, es decir, el porcentaje de humedad, la cantidad de aire, la temperatura y los tipos de nutrientes añadidos (restos alimenticios y podas).

La idea es sencilla, si nos planteamos lo que necesita un ser humano para sobrevivir: agua, aire, comida, y una temperatura que no sea extrema. Podemos decir que una pila de compost necesita de unas condiciones similares ya que, en cierto modo, también está viva porque consta de miles de microorganismos y organismos beneficiosos trabajando para transformar nuestros desechos en compost. Si los proveemos con lo que necesitan, estos organismos trabajarán y producirán el codiciado compost.

Por tanto, vamos a establecer las condiciones óptimas sobre las variables mencionadas para obtener el compost de forma rápida.

  • Humedad: Un buen valor de humedad estaría entre el 40 y el 60% de la misma. Para saber si estamos entre los valores indicados podemos hacer la prueba cogiendo el compost con la mano y exprimiendolo. Si en este proceso la materia está húmeda, pero no escurre agua, podemos decir que el compost está en buenas condiciones cuando. Si la mezcla está seca, debemos agregar agua y mezclar todo bien hasta que la humedad esté uniforme. De forma similar, si está demasiado húmeda podemos agregar algún material seco como paja, hojas secas,  periódicos o cartones desmenuzados, etc. y mezclarlo todo hasta que la materia esté uniforme. Cabe mencionar por otro lado que demasiada agua puede provocar malos olores.
  • Aire: los materiales con estructura como ramas, estaquillas de madera, hojas, etc. permiten que entre aire en la pila y que los materiales no se compacten, facilitando la entrada de aire. También podemos remover la pila para facilitar la entrada de aire. Si dispusiésemos de una pila de gran tamaño, o no tuviésemos tiempo de remover la misma, podemos utilizar tubos de plástico perforados para facilitar la entrada de aire en la mezcla. El aire es muy importante en el proceso ya que carecer del mismo no sólo hace que el proceso de compostaje sea más lento, también contribuye a la aparición de mal olor. Cuando no hay aire, los microorganismos aerobios (los que respiran aire) no pueden sobrevivir y son reemplazados por microorganismos anaerobios que generan gases desagradables.
  • Temperatura: este factor aumenta en cuanto empiezan a trabajar los microorganismos. Al comienzo del proceso, la materia sube la temperatura rápidamente por el compostaje de los materiales que se descomponen fácilmente. Sin embargo, este aumento de temperatura hace que los organismos se relajen y se produzcan un descenso de la misma. Para volver a producir, debemos remover la mezcla para que entre aire nuevo, y los organismos trabajen de nuevo, porque la entrada de aire motiva a los mismos. Este ciclo se repite constantemente hasta que la materia se descompone completamente formando compost. Así podemos decir que cuando la materia no se caliente más, nuestro compost estará listo para ser utilizado.
Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: